Podríamos preguntarnos ¿Cómo hizo San Juan Bautista su anuncio: 'He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo'? (Jn.1,29)

No creo que haya sido en un tono triste en anuncio de su Buena Nueva.

Por años estuvo en el desierto proclamando con todas las fuerzas la penitencia y la conversión (Lc3,3). Lo cual significa que cuando acudían a él de Jerusalén de toda Judea y toda la región de Jordán (Mt.3,5), Juan se encontró cara a cara con todas las debilidades más profundas de la humanidad, con todo el dominante poder de las pasiones humanas, todas las ramificaciones del egoísmo y todos los pecados del hombre.

0
0
0
s2sdefault