Fides

Todas las noticias Fides
  1. Juba - “Durante más de dos años, el estado de Plateau ha gozado de una convivencia feliz y en paz pero la paz se ha interrumpido bruscamente por una ola de asesinatos en la zona baja entre los Fulani y los Irigwe” denuncia Su Exc. Mons. Ignatius Ayau Kaigama, Arzobispo de Jos y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nigeria, en un mensaje recibido por la Agencia Fides. En el estado de Plateau, el 16 de octubre pasado, al menos 29 civiles, - entre ellos muchas mujeres y niños -, refugiados en una escuela primaria, fueron brutalmente asesinados por un grupo de hombres armados que irrumpieron en el edificio.
    “Los ataques se han producido en concomitancia con las reuniones espirituales nacionales de los nigerianos católicos celebradas en la ciudad de Benin para consagrar nuestro querido país a la Virgen y rezar por la paz, la unidad y la reconciliación entre los nigerianos”, ha recordado el arzobispo. “La ocasión ha marcado la conclusión del centenario de las apariciones en Fátima en 1917, cuando el mundo estaba experimentando los terribles efectos de la Primera Guerra Mundial”, ha dicho el Arzobispo.
    Recordando el fallido intento de reconciliación del gobernador del estado de Plateau, Simon Bako Lalong, Mons. Kaigama señala que “no es demasiado tarde” para buscar la paz, destacando los puntos de unión entre las dos poblaciones.
    “Es un hecho que muchos Fulani hablan la lengua Irigwe y muchos Irigwe hablan la lengua Fulani como prueba del largo período de convivencia pacífica, pero los acontecimientos de la semana pasada indican que la coexistencia pacífica, armoniosa y fraterna ha sido gravemente herida”, dice el Arzobispo. “Ambas tribus se ofrecen mutuamente la rama de olivo y son las que pueden restaurar la normalidad y la confianza. El entierro del 16 de octubre en Nkiedonwhro de 29 personas demuestra que ambas tribus necesitan hacer más para afrontar el futuro común con mayor optimismo”.
    “Nuestros pensamientos van a todos aquellos que se ven afectados, dirigimos oraciones fervorosas a Dios para que les de el consuelo y la capacidad de decir 'nunca más' a la destrucción de vidas humanas, animales, productos agrícolas, hogares y medios de vida. Los muertos descansen en paz”", dice Mons. Kaigama.
    El arzobispo por último denuncia la responsabilidad de las fuerzas del orden en prevenir las masacres: “Es muy preocupante que, a pesar de la presencia de agentes de seguridad, las personas puedan morir en una escuela primaria donde se refugiaron, incluso durante las horas de toque de queda impuesto por el gobierno local”.
    El ejército está fortaleciendo su presencia militar en el área e incluso la aeronáutica militar
    está desplegando algunos aviones de caza para tratar de bloquear los enfrentamientos.
  2. Juba - “He animado a los seminaristas de las nueve diócesis de Sudán y Sudán del Sur a prepararse para la misión de la Iglesia”, dice a la Agencia Fides el arzobispo Michael Didi Adgum Mangoria, arzobispo de Khartoum y presidente de la Comisión Episcopal para los Seminarios de la Sudan Catholic Bishops’ Conference . “Acabo de visitar el Seminario Mayor San Pablo, en Munuki, Juba, donde me he reunido con los formadores y seminaristas”.
    Mons. Didi está en Kenia para la reunión del Consejo Directivo de la Asociación de Conferencias Episcopales de los Estados de África Oriental , que se lleva a cabo en el Instituto Gaba en Eldoret.
    “Hablando con ellos y escuchándolos, aparte de algunas quejas aquí y allá, los seminaristas han entendido el significado de su misión y por lo tanto representan la esperanza del liderazgo de la Iglesia en Sudán y Sudán del Sur, lo cual es algo muy positivo”, dice Mons. Didi
    Sudán del Sur desde diciembre de 2013, está conmocionado por los enfrentamientos entre soldados leales al presidente Salva Kiir y los leales al ex vicepresidente Riek Machar, que no han salvado ni siquiera la capital, Juba, que se ha visto afectada en repetidas ocasiones.
    “Todos en una zona de guerra están traumatizados, incluidos los seminaristas y el personal que los acompaña”, dice Monseñor Didi, sin embargo, explica: “Los seminaristas y el personal están en mejores condiciones este año que el año pasado, cuando la lucha se llevaba a cabo precismente en Juba; algunos de ellos habían abandonado el seminario, volviendo a sus diócesis. Este año se ven serenos”.
    “He alentado a los seminaristas a seguir adelante y a usar todos los medios, recursos y talentos para prepararse para la misión a la que se enfrentan”, continúa.
    Hay aproximadamente 100 seminaristas en las dos secciones , provenientes de las nueve diócesis de las dos Sudán; siete diócesis en Sudán del Sur y dos diócesis en Sudán.
    “Hay alrededor de 15 personas viviendo en ambas secciones, algunos profesores a tiempo parcial incluidos dos misioneros combonianos y algunos laicos provenientes principalmente de la Universidad de Juba”, dice Mons. Didi.
    El Arzobispo de Khartoum pide a los seminaristas que sean fieles a la oración: “Ciertamente, las oraciones son muy importantes para los seminaristas que aspiran a servir en la misión de nuestro Señor. Todavía estamos en guerra y la gente también puede tratar de ayudar a través de la oración” concluye Mons. Didi.
  3. Tumaco – Monseñor Orlando Olave, obispo de Tumaco, ha afirmado que la única salida de la crisis para esta región del departamento de Nariño es la actuación de un plan completo de inversiones, educación y alternativas laborales para las comunidad de campesinos y afrodescendientes
    En una entrevista con la Radio colombiana RCN, el obispo ha explicado que uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta el puerto de Tumaco, es la falta de atención por parte del Estado para atender las necesidades básicas de esa población. “Es una región sin carreteras, con niveles educativos muy bajos donde los campesinos no pueden satisfacer muchas de sus necesidades primarias… hay abandono e injusticia hacia estas comunidades” ha remarcado Mons. Orlando Olave Villanoba.
    “Uno de los problemas más complejos en este momento, está relacionado con la sustitución de los cultivos ilegales y la presencia de una serie de grupos armados que están generando violencia y atemorizando a la población, oponiéndose a ese proceso. “Se trata de un problema ‘histórico’ de la región, porque muchos consiguen vivir solo a través de esos cultivos” ha precisado, añadiendo que “la presencia de estos grupos armados y la muerte de varios líderes sociales, son el reflejo de la falta de presencia del Estado y de las intimidaciones que realizan estas organizaciones para imponerse a través de la violencia”.
    En ese mismo sentido, monseñor Olave ha destacado que es muy importante escuchar a la comunidad, ya que “no se pueden “trasplantar soluciones por ejemplo en materia de sustitución de cultivos que quizá en otras regiones han servido, pero que que no se ajustan a la realidad de esta comunidades”. Ayer la Conferencia Episcopal Colombiana publicó una declaración condenando el homicidio del líder comunitario José Jair Cortés, ocurrido en Tumaco el 17 de octubre, subrayando que “cuando un líder es asesinado el país se degrada, la sociedad se empobrece” y además en el mismo comunicado se pide a las autoridades que se comprometan para incorporar estas zonas en el proceso económico y en el espíritu de la construcción de la paz que desean los colombianos.
  4. Mosul – La ciudad iraquí del norte de Mosul ya no está bajo el control de la milicia yihadista del Estado Islámico desde el pasado mes de julio. Pero en la Universidad, los estudiantes todavía tienen que adaptarse, al menos parcialmente, a los trajes islámicos y a las reglas en el vestir también. Un gran cartel colocado en la entrada de la Universidad recuerda a los estudiantes el tipo de ropa y peinado que necesitan para poder entrar en los edificios de la universidad y seguir las clases. El “código de vestimenta” obligatorio prescribe el uso del velo para todas las estudiantes, musulmanas o no musulmanas.
    La Universidad ha reanudado sus actividades y los estudiantes han comenzado a asistir a clase, aunque grandes sectores de los edificios de la universidad están destruidos por los bombardeos y aún no han sido restaurados. Además de las desventajas logísticas, los estudiantes cristianos, - dice la Agencia de Información Ankawa -, expresan su preocupación por las actitudes intolerantes de rigidez expresadas por algunos de sus colegas musulmanes.
    En la Universidad de Mosul, la presión ejercida por el radicalismo islamista había obligado a muchos estudiantes cristianos a usar el velo desde 2004 hasta 2005, mucho antes de que la ciudad cayera en manos de Daesh.
    Ahora, después del trágico paréntesis del régimen yihadista, entran en vigor códigos de conducta y disposiciones que parecen estar relacionados con un proyecto de islamización de la vida social. Mientras se multiplican las señales de la creciente “decepción” de las comunidades cristianas locales con respecto a los efectos de las campañas militares llevadas a cabo para derrotar al Estado Islámico. .

  5. Ciudad del Vaticano – “Teresa de Lisieux deseaba 'ser el amor en el corazón de la iglesia'. Hoy las monjas de clausura son como un corazón que bombea la sangre, es decir, la caridad de Cristo, a todo el organismo de la iglesia universal. De tal modo que su amor llega a todas las misiones y a todos los misioneros, que son las manos que bautizan o los brazos que acogen a los pobres y a los que sufren. Si el corazón no bombea la sangre, el organismo muere. El Papa Juan XXIII decía que las Obras Misionales Pontificias son como el sistema vascular en el organismo humano, esa red que permite al amor de Dios llegar a cada uno de los tejidos. Las monjas, con su oración y su sacrificio cotidiano, son el corazón que late, del que todos necesitan”: así ha explicado el p. Ryszard Szmydki, O.M.I., Subsecretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, al presentar el vídeo producido por la Agencia Fides y lanzado con motivo de la Jornada Mundial de las Misiones, para recordar el 90° aniversario de la proclamación de Teresa de Lisieux “Patrona de las misiones”. El 14 de diciembre de 1927, fue precisamente el Papa Pío XI quién declaró a S. Teresita de Lisieux “patrona especial de los misioneros, hombres y mujeres, de todo el mundo”, título que ya le había sido concedido a San Francisco Javier.
    Con este nuevo esfuerzo de producción multimedia , La Agencia Fides ha entrado en un monasterio carmelita donde las monjas, según el camino trazado por Santa Teresita, abrazan al mundo entero.
    En su conversación con Fides, el P. Ryszard Szmydki recuerda que la misión y la contemplación son propias de todos los bautizados: “El misionero, como afirma la Redemptoris Missio, debe ser un 'contemplativo en acción'. La respuesta a los problemas el misionero la debe dar a la luz de la palabra de Dios y en la oración personal y comunitaria. Si el misionero no es contemplativo, no puede proclamar a Cristo de una manera creíble”.