Se inicia esta primera etapa del año litúrgico, con este tiempo de “la venida del Señor”. Al mismo tiempo que recordamos el nacimiento de Jesús, también nos preparamos a su segunda venida.

El primer domingo nos lleva con la Palabra de Dios, al fin de los tiempos. Los acontecimientos que son anunciados, nos hacen pensar en el fin del mundo.

Pero es un tiempo de espera. Israel esperó siglos, la llegada del Mesías anunciado por los profetas y cuando vino, no lo recibió. Pero a los que lo recibieron, les dio el don de ser Hijos de Dios.

Antes de su pasión, dijo Jesús que iría a preparar un lugar para los que lo recibieron y escucharon. Esa es la espera de su segunda venida.

Por eso el Adviento tiene ese encanto: esperar y celebrar el nacimiento de Jesús y la espera de su segunda venida para la que hay que estar preparados, porque no sabemos ni el día ni la hora.

Queridos evangelizadores y amigos, como su asesor, quiero saludarlos con motivo del inicio del Adviento, desearles un tiempo hermoso e inspirado en el gran amor y misericordia de Dios.

Buena preparación para rememorar el Nacimiento que nos trajo la salvación y la luz que debe iluminar el camino para esperar al Señor que nos viene a buscar.

Previo a este tiempo hemos vivido el XIII Enc. Continental, que nos impulsó a seguir adelante en el carisma del “Anuncio”. Casi inmediatamente se enfermó nuestro Director Continental, Mons Gonzalo del Cartillo, Director para Bolivia. Esta situación ha sido un ejemplo de comunión. Nuestro grupo de Whatsapp ha permanecido en acción, día y noche orando por él. Fue un gesto ejemplar de todos y que continúa mientras Mons. Gonzalo no se recupere bien.

Un bendito Adviento para todos, que el Espíritu nos infunda la comunión de amor con el Señor y nos prepare a una linda Navidad.

Bendiciones y saludos para todos, sin límites de países, y gracias por la unidad, el cariño y la perseverancia de todos ustedes. 

P. Pablo Isler

Asesor Continental

0
0
0
s2sdefault