Falleció Mons. Gonzalo del Castillo Crespo, OCD, Obispo Emérito Castrense de Bolivia, la tarde de este lunes, 14 de Enero, quién se destacó por su cercanía a las fuerzas armadas, los migrantes y refugiados.

El obispo residía en la Parroquia “Nuestra Señora del Carmen” en la Arquidiócesis de la Paz.

Al concluir la 105 Asamblea General de la Conferencia Episcopal Boliviana, el Obispo fue internado en una clínica de Cochabamba. Desde entonces se ha mantenido bajo cuidados especiales y este último tiempo estuvo internado en la Clínica “San Pedro” de la ciudad de Cochabamba.

Padre Linton Guzmán, Sacerdote Carmelita, acompaño a Mons. Gonzalo en sus últimos días y destacó que “falleció en paz y muy consciente. Entro en estado de coma este lunes 14 enero, por la mañana y falleció a las 18:30 aproximadamente”.

P. Linton, destaca también la frase que acompaño a Mons. Del Castillo: “Solo Dios basta”, de Santa Teresa de Ávila.

El cuerpo de Mons. Gonzalo del Castillo, fue velado desde este martes 15 de enero en la Parroquia “San Antonio”, que pertenece a los Hermanos Carmelitas y se encuentra en Cochabamba.

El miércoles 16 de enero, fue trasladado a la ciudad de La Paz para la misa de exequias y el entierro.

Todos los Obispo de Bolivia hacen conocer su cercanía y solidaridad a la Orden Carmelita y ofrecen sus oraciones por el eterno descanso de Mons. Gonzalo.

Mons. Jesús Juárez, Arzobispo de la Arquidiócesis de Sucre, expresó: “La Iglesia en Sucre con sus pastores y fieles les acompañamos con nuestra solidaridad y cercanía a la orden carmelita y ofrecemos nuestras oraciones por el eterno descanso de nuestro querido hermano Gonzalo, que Dios lo tenga en su gloria. Saludos y bendiciones”

Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis de El Alto: “La Iglesia en El Alto con sus Obispos dan gracias a Dios por la vida, el ministerio y la cercanía de Mons. Gonzalo. Así mismo elevamos oraciones por su descanso en la alegría de la casa del Padre y que, desde allí, nos siga acompañando”.

Mons. Carlos Bügler, Obispo del Vicariato Apostólico de Reyes: “Gracias Gonzalo por tu misión que el Señor te tenga en sus brazos. Unidos en la oración con los sacerdotes Hermanas y laicos del Vicariato de Reyes”.

Mons. Jorge Herbas, Obispo de la Prelatura de Aiquile: “El Clero de la Prelatura y mi persona, en retiro desde Tolata nos unimos en oración por la partida a la Casa del Padre eterno de nuestro querido Mons. Gonzalo del Castillo. Que Dios le conceda el descanso eterno y le premie por su vida entregada como pastor eximio de la Iglesia en Bolivia”

Sobre Mons. Gonzalo: Nació en la ciudad de La Paz, el 20 de Septiembre de 1936, realizó su Ordenación sacerdotal el 21 de Septiembre de 1964 y su Ordenación Episcopal el 7 de Enero de 1984.

Nombrado Obispo Titular de Temisonio y Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de La Paz el 3 de noviembre de 1983. Trasladado al Ordinariato Castrense el 14 de abril de 2000. Tomó posesión como Obispo Titular de la Diócesis Castrense de Bolivia el 16 de junio de 2000. (De la reseña de la Conf. Episc. De Bolivia).

Inició la Dirección Nacional de Evan-Dosmil en 1992 y en 2012 en el VI Encuentro Continental, en Santiago de Chile, se le confió la Dirección Continental, hasta su muerte.

Evangelización América del Sur, le agradece su cariño, su guía y su ayuda en todo lo que le fue posible. Monseñor Gonzalo, descansa en paz.

0
0
0
s2sdefault

En una oportunidad, se le preguntó a Santa Teresa de Calcuta ¿qué era para ella evangelizar? y respondió: “Evangelizar es llevar a Cristo al corazón del hombre”.

Esta definición me hizo (y aún me hace), reflexionar profundamente sobre la importancia que implica la acción de “salir” con el anuncio y además, cuanta responsabilidad de vivir, crecer y mostrar en cada gesto y acción de nuestra vida, la dimensión regia de la vocación de bautizados.

Ser transmisor de la Salvación, implica un estado de Gracia particular que comienza con una toma de conciencia de lo que ésta responsabilidad significa y continúa con un necesario y permanente examen interior, ya que todos estamos cargados de culpas y heridas que obstaculizan la decisión de salir (E.G.20).

0
0
0
s2sdefault

Se inicia esta primera etapa del año litúrgico, con este tiempo de “la venida del Señor”. Al mismo tiempo que recordamos el nacimiento de Jesús, también nos preparamos a su segunda venida.

El primer domingo nos lleva con la Palabra de Dios, al fin de los tiempos. Los acontecimientos que son anunciados, nos hacen pensar en el fin del mundo.

Pero es un tiempo de espera. Israel esperó siglos, la llegada del Mesías anunciado por los profetas y cuando vino, no lo recibió. Pero a los que lo recibieron, les dio el don de ser Hijos de Dios.

0
0
0
s2sdefault
Sí, resucitó el Señor, como lo había dicho y estamos contentos.
 
Hace casi dos milenios que Cristo venció la muerte y la alegría que sus discípulos sintieron fue tal, que se mantiene hasta hoy. El conquistar una vida nueva, no sólo confirmó la identidad divina de Jesús, sino impulsó a los discípulos a proclamar al mundo: ¡Está vivo y está con nosotros!
 
Estamos en tiempo difícil para sus discípulos. Los mismos organismos internacionales, procuran restar fuerza a la Iglesia para que su defensa de los valores del Evangelio, se vaya perdiendo. Aborto, eutanasia, matrimonio homosexual, divorcio y toda forma que frene el aumento de la población.

0
0
0
s2sdefault
Rody Nuñez

Un afamado cantautor folclórico, escribió una canción a la que tituló: “Que hermoso sueño, soñé”, donde expresa toda su alegría por haber soñado que Jesús nació en su misma tierra natal.

La noche del domingo de Pascuas, viví en un sueño, que se me cumplía un gran anhelo: Ver a toda la “Iglesia en salida”, abocada a la tarea evangelizadora. Posiblemente influenciado por las fotografías que se captaron en las distintas ciudades del país, a raíz de la gran convocatoria que tuvieron las marchas con que
se celebró el día del Niño por Nacer y se difundieron fundamentalmente por las redes sociales, es que disfruté de mi Gran Sueño, tanto que al despertarme tenía lágrimas de alegría en mis ojos.

0
0
0
s2sdefault